La información en las tutorías

logo_masterEl laboratorio de la nueva educación

Máster en innovación educativa.

Módulo 2: Experiencias.

Profesor: Fernando Trujillo. Invitado: Juán de Vicente Abad.

Reto: La información en las tutorías

La tutoría tiene un papel fundamental para el buen acompañamiento de los alumnos en sus aprendizajes y bienestar social. Para poder realizar esta labor, es imprescindible que el tutor cuente con la mayor cantidad de información posible, tanto de cada alumno a nivel particular, como del funcionamiento de todos como grupo, ya que, cuanto más cohesionado esté un grupo más favorable será el aprendizaje y la convivencia.

A la hora de determinar qué tipo de información debe conseguir la persona responsable de la tutoría debemos tener en cuenta la finalidad de esa información. Los principales objetivos son que el alumno pueda aprender mejor, y que se sienta seguro.

Una vez disponemos de la información sobre cada alumnos podemos utilizarla para intervenir de una manera eficaz en distintos ámbitos:

  • ​Con el alumno individualmente, para orientar su proceso educativo.
  • ​Con el grupo de alumnos en su conjunto, porque la suma de las características individuales de los diferentes alumnos nos aporta un conocimiento del perfil del grupo.
  • ​Con el equipo docente, porque esas características individuales deben ser conocidas por éste y serán la base para la toma de decisiones sobre las líneas de trabajo con alumnos concretos.
  • ​Con las familias, para favorecer la coordinación de las actuaciones entre el ámbito escolar y familiar.

(Juan Carlos Torrego y otros.  La tutoría en los centros educativos)

Para saber qué tipo de información necesitamos, vamos ver qué factores  inciden en el aprendizaje, ya que sobre éstos sería interesante tener información a nivel individual:

  • La información sobre el entorno del alumno. Todo el mundo tiene una situación actual (e historias anteriores) determinada por su entorno familiar, social y la escuela. Estas condiciones de entorno suelen ser muy importantes, pero hay que tener en cuenta que sólo necesitamos la información relevante para mejorar el aprendizaje del alumno, respetando la intimidad del alumno y su familia.
  • Los conocimientos previos, (que dependerán mucho de cómo ha sido su experiencia académica anterior) y saber qué “herramientas” (comprensión lectora, de gráficos, resolución de problemas…) maneja con soltura.
  • Qué estilo de aprendizaje prefiere, tareas abiertas o cerradas, impulsivo o reflexivo…, qué tipo de “habilidades mentales” (que se podrían estructurar según la teoría de las inteligencias múltiples de Howard Gadner) tiene más desarrolladas y que estrategias de aprendizaje (o habilidades de estudio) maneja. Serían datos muy útiles que pueden ayudar al tutor para tomar decisiones sobre la metodología  a utilizar y para la distribución de los alumnos en grupos de trabajo.
  • El nivel de motivación del alumno y sus intereses académico profesionales. Hay muchos factores de los que depende la motivación del alumno, entre los que destacan la trayectoria académica anterior, el estilo del docente, la motivación familiar… pero el reto aquí está que la motivación no venga de fuera, sino del sentimiento de satisfacción personal que les supone sentirse competente, o el aprendizaje en sí, o el objeto del aprendizaje. Para tener información sobre si la motivación es intrínseca o extrínseca, se pueden analizar sus metas, si tienen que ver con el conocimiento en sí, con no quedar mal, con tener éxito…
  • Otro factor es la autoestima. Si es positiva, hay más predisposición a aprender. En la autoestima, además de aspectos personales y familiares influye mucho la situación escolar, por eso es una cuestión muy importante sobre la que tener información, y, que sería interesante actualizar periódicamente.
  • Además de toda esta información personal, necesitamos información sobre cómo se desenvuelve el alumno en su grupo de clase, su integración, como se adapta a las normas, participación… ya que hay factores muy determinantes para el rendimiento académico como la motivación y la autoestima, que dependen mucho del grupo.

Se puede acceder esta  información a través del expediente académico, informes psicopedagógicos, cuestionarios, análisis de los trabajos, sociogramas, informaciones aportadas por antiguos profesores o la familia, a través de la observación directa por parte del profesorado durante las clases y patios…

Una parte primordial son las entrevistas directas con el alumno y con las familias. Las entrevistas personales con el alumno, además,  favorecen que el alumno sienta que se preocupan por él, lo cuál puede ser bastante motivador, y se pueden enfocar de distinta manera dependiendo de los objetivos que busquemos. Lo ideal sería tener una por lo menos al trimestre.

Las entrevistas de la familia también son una fuente muy valiosa de información ya que conocen al alumno en un ámbito diferente al de la escuela. Se puede compartir información desde los dos lados y se puede tratar de colaborar para ver cúal es la mejor actuación conjunta para favorecer el aprendizaje integral del alumno.

Además están las horas de tutorías grupales. En estas se puede recoger muchísima información a través de dinámicas y de la observación, y no sólo a nivel individual, sino también sobre cómo funcionan los alumnos a nivel grupal que es un aspecto muy importante ya que sus relaciones como grupo va a condicionar bastante sus aprendizajes posteriores.

Aquí  mis propuestas favoritas son los juegos y las asambleas en forma de círculos. Como el tema que aquí nos ocupa es la información voy a tratar ese aspecto, pero en mi opinión estas acciones tienen un montón de aplicaciones.

Yo personalmente estoy completamente a favor de incluir los juegos en el aula, y, por supuesto como herramienta para las tutorías. Juegos de autoconocimiento y conocimiento grupal, cartas de emociones,  incluso campeonatos cooperativos  de juegos de estrategia tipo carcassonne, o  de contenidos tipo trivial, o de habilidades tipo party, o montones de solitarios que ponen a prueba nuestra capacidad de concentración y atención, lógica…. Especialmente interesantes y poco explotados son los juegos que incluyen la expresión corporal como medio de comunicación. Todos estos juegos nos dan la oportunidad de ver cómo se desenvuelven nuestros alumnos en círculos sociales, sobre sus habilidades, estilos y estrategias de aprendizaje, cómo se posicionan con respecto a los demás, su carácter, cómo enfrentan retos, sus niveles de frustración y cómo la toleran… Además del ambiente de entusiasmo que suele generar el hecho de jugar en sí mismo.

Con respecto a los “círculos” para conversar me parecen otro elemento básico. Este tipo de distribución favorece la comunicación inclusiva y multidireccional. Sus posibilidades para obtener información se dan cada vez que se realiza uno. Se pueden hacer específicamente con el fin de compartir información sobre  nosotros mismos, como los puntos fuertes y débiles de cada uno, o introduciendo situaciones y preguntando cómo actuaría cada uno, o jugando a cambiar los papeles… Como ya explique en la entrada de Aprendizaje a través del conflicto, los círculos restaurativos, son también, una herramienta muy interesante a la hora de gestionar conflictos, y durante esos procesos el tutor no sólo puede recibir información sobre la mayoría de los factores que inciden en el aprendizaje que he expuesto anteriormente, sino de cómo va siendo la evolución de los alumnos, especialmente respecto a las relaciones sociales. Los círculos pueden ser una herramienta útil para monitorear el progreso. Al crear un mecanismo para recibir retroalimentación, los estudiantes pueden comentar sobre sus propios logros. En lugar de solamente rendirle cuentas al docente, los estudiantes querrán demostrarles a sus compañeros que ellos tienen éxito en la escuela. Los estudiantes también pueden ofrecer críticas constructivas el uno al otro (Manual de prácticas restaurativas, Bob Costelo y otros)

Además escuchar la información que nos llega directamente de los estudiantes, pueden darnos puntos de vista muy interesantes y distintos de lo que nosotros podemos tener desde nuestra percepción  de adultos y estos círculos son una buena oportunidad para ello.

En lo referente a  cuándo debe conseguirse esta información, está claro que una gran parte de ella al comienzo del curso, e incluso antes si es posible, pero aquí habría que resaltar que la información no se recoge en un momento determinado y se termina, es un proceso continuo el actualizarla y analizar los datos que nos llegan constantemente de los alumnos, por ejemplo,a través de sus evaluaciones, su comportamiento…Para esto es primordial la cooperación y una buena coordinación entre los miembros de la comunidad educativa de la escuela. Las reuniones con los profesores, equipo de orientación, e incluso, a veces personal no docente de la escuela, son un eje indispensable para la recopilación y buena gestión de la información. Precisamente es este carácter procomún de la información lo que hace que sea realmente útil para poder utilizarla en la mejora del aprendizaje de los alumnos.

Además de conseguir la información, tenemos que hacer que sea práctica su utilización, y sobre todo que no se pierda en el tiempo, especialmente en el paso de los alumnos de la primaria a secundaria. Para ello es primordial cómo organizarla. En el libro de La tutoría en los centros educativos de Juan Carlos Torrego y otros, hay un ejemplo de hojas de seguimiento estructurada según los factores que inciden en el aprendizaje muy interesante por lo completa que es( en la mayoría de hojas de tutoría que he visto, y he encontrado por internet, incluyen los datos personales, los resultados académicos anteriores, las entrevistas e incidencias con el alumno, y las entrevistas con los padres) porque ayuda a recoger información valiosa para poder realizar un acompañamiento más completo al alumno.

Sería interesante además contar con un programa o aplicación en el que poder incluir esta información, pero a la hora de elegirlo hay que tener en cuenta una serie de recomendaciones importantes acerca del tratamiento de datos. Algunas las podemos encontrar en este  enlace de la revista educación 3.0 http://www.educaciontrespuntocero.com/recursos/claves-uso-datos-personales-centros-educativos/59626.html

Para terminar me gustaría hacer un par de reflexiones sobre un tipo de información que aunque no forman parte de la tutoría como tal, pero me parece interesante comentar.

Como he dicho antes, lo interesante de la información  es que sea procomún y multidireccional. Es muy importante que el tutor tenga información de los alumnos, y que las familias también estén informadas, pero creo que no sólo de cómo es la evolución de su hijo (como actualmente, que, por lo general, solo se informa de los logros académicos, en los que básicamente están incluidos los contenidos y poco más, y la conducta), sino de las novedades que se están produciendo en la educación, de lo importante que es el cambio, de en qué consiste realmente el trabajo de la tutoría, de como poder acompañar a los hijos todos de una forma coordinada con la escuela para su desarrollo como adultos felices y competentes dentro de la sociedad…

Cuando hablamos de información en las tutorías casi siempre nos referimos a la información que nosotros recogemos sobre los alumnos, y  pocas veces,a la que ellos reciben del tutor, que en todo caso es sobre como hacer algo, que mejorar o actitudes… Pero me parece interesante observar que hay otra información que ellos reciben espontáneamente de nosotros y nuestra actitud que puede o debería ir en coherencia con lo que les decimos verbalmente. Y podría también ser una posible herramienta para llegar, especialmente, a los que son menos dados al diálogo, o a situaciones que no pueden gestionarse con palabras…

 

Enlaces y recursos
    • La tutoría en los centros educativos, Juan Carlos Torrego, Mª José Gómez Puig, Concepción Martínez Virseda, Andrés Negro
    • Escuelas sostenibles en convivencia. Juan de Vicente Abad
    • Manual de prácticas restaurativas para docentes… Bob Costelo, Joshua Watchel, Ted Wachtel
    • Convives en la escuela
  • Multiple Intelligences. Howard Gardner
  • Inteligencias múltiples: La teoría en la práctica. Howard Gardner
  • Revista 3.0

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: