Formación del profesorado

logo_masterEl laboratorio de la nueva educación

Máster en innovación educativa.

Módulo 1: Suelo. Seminario Clínico Avanzado en Didáctica.

Profesora: Linda Castañeda

El desarrollo profesional de los docentes. ¿La identidad contemporanea de profesor?

  Interesante el tema de hoy, ya que la formación del profesorado es clave para el desarrollo y la mejora de la educación, a la vez que complejo por la gran cantidad de factores al que está sometido.

  Personalmente, creo que hay una gran separación en la educación, y en la profesión docente en este caso, entre los factores que  son básicamente externos (como la política educativa) y la parte que depende del profesor( como la voluntariedad, la motivación o el entusiasmo por enseñar-aprender).

  Entre los factores externos, está la falta de regulación por parte de la ley, tanto para la formación como para el proceso de selección del profesorado. Esto deja un hueco entre la voluntariedad y la obligatoriedad que hace que pueda haber mucha diferencia en la formación de los profesores. El punto clave aquí, como señala Juan Manuel Escudero, sería hacer un pacto político que lo regulara y que se mantuviera aún con los cambios de gobierno. Me resulta curioso, que sea lo mismo que pedían a principios del siglo XX los profesionales de la educación al gobierno de entonces (Preámbulo del Real Decreto de 11 de enero de 1907).

   Me ha parecido relevante, y nunca me lo había planteado como parte de la formación reglada del profesorado,  la idea de (además de enseñar a los maestros a usar nuevas metodologías, utilizar la tecnología y saber planificar, evaluar….)  incluir contenidos que ayuden al maestro a ser  “intérprete, sensible a la realidad, al contexto… y a ser consciente de los retos y desafíos sociales en términos de justicia y equidad que tiene un país”, es decir, potenciar, desde la formación, la faceta socio ética del maestro. Muchas veces, más de lo que se puede llegar a aprender en contenidos con un maestro, influye en los alumnos su presencia, talante emocional y las habilidades sociales; por lo que, para una formación de calidad, sería interesante ayudar al desarrollo esta faceta.

   Especialmente interesante tanto por su faceta innovadora, como por ser fácilmente aplicable, descubrir que se puede impulsar de forma considerable la formación de calidad del profesorado desde  la organización de los centros escolares.

  Tiene sentido que lo que se puede aprender dentro del espacio de trabajo es más eficaz, por dos motivos principalmente:

  • Porque se pueden aplicar los contenidos y actividades desde el principio  a nuestra realidad diaria con lo cual  se puede comprobar qué es lo que mejor funciona, y  sin dejar que pase el momento de  la emoción  y el impulso de la novedad.
  • Porque se trabaja en equipo, con los demás profesores, intercambiando experiencias, con un compromiso común por la mejora de la calidad educativa en el centro, y compartiendo aprendizajes, que es una de las mejores maneras de desarrollarse profesionalmente y enriquecerse, ya que no me limito sólo a mi aula y a mi experiencia, sino que juntos sumamos.

  Está claro que aquí hay mucho trabajo personal, pero también es determinante el papel del equipo directivo del centro, que debe promover esa formación permanente de su profesorado. Además esta práctica dentro del centro hace que disminuya la brecha que existe entre “el exceso de discursos y pobreza de prácticas” dentro de la formación del profesorado.

  A nivel personal, para mi día a día en el aula, me quedo con la idea de aprender de la propia  práctica, haciendo una evaluación periódica de los resultados sobre el aprendizaje y entusiasmo por aprender de los estudiantes. Reflexión a realizar  tanto a nivel personal como con la práctica del amigo crítico, que me ha parecido especialmente atractiva.

   Para terminar, también me ha llamado la atención el discurso sobre el poco prestigio que tiene la figura del maestro dentro de la sociedad española. En otros países donde la calidad de la de la educación está muy por encima de la española, la profesión docente es una de las que más reconocimiento recibe por parte de la sociedad. Esto está claramente justificado debido a  la influencia que ejercen los maestros sobre las mentes de los estudiantes  pq una sociedad está marcada por como está educada, y una parte muy importante de esa educación está gestionada por los maestros, por tanto, ésta es una profesión de gran responsabilidad ética y como tal, su formación debería ser una de las cuestiones prioritarias a considerar tanto política como socialmente.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: